Síntomas de la Legionella

legionella

La legionella es un tipo de bacteria que normalmente se aloja en el agua y en tierra húmeda. Esta es capaz de generar alteraciones en la salud de quienes estén expuestos a las mismas, presentando una variedad de síntomas fruto del contagio.

El problema se agrava cuando la bacteria se reproduce, multiplicándose en grandes cantidades. Se transporta desde el agua de lagos y arroyos a los ductos de las edificaciones comunitarias y hospitalarias mediante grifos de agua, tanto fría como caliente, tanques, sistemas de enfriamiento central, condensadores e incluso suelos a excavar.

Pero, ¿cuáles son los síntomas de la legionella?

¡Entérate en el siguiente post! 

 

¿Qué síntomas produce la legionella?

Todos los organismos son diferentes, por lo que los síntomas de contagio e incluso la infección propia de la enfermedad pueden variar. Algunas personas poseemos las defensas del cuerpo activas, mientras que otras son más vulnerables.

Es importante señalar que el agua que contiene estos microorganismos puede esparcirse en forma de pequeñas gotas o por vapores, tan diminutas que se logran inhalar. Por otro lado, puede contraerse a través de la ingesta de agua contaminada. 

Dentro de los síntomas de la legionella más comunes, se encuentran los siguientes:

  • Malestar general.
  • Fiebre, escalofríos y/o temblores.
  • Dolores de cabeza, articulares, musculares y/o rigidez.
  • Problemas para respirar.
  • Tos seca o con sangre.
  • Diarrea, náuseas y/o vómitos.
  • Falta de equilibrio.

 

¿Qué problemas causa la legionella?

Es importante señalar que este tipo de bacterias no se transfieren de una persona a otra. Sin embargo, al contagiarse con legionella desde las diferentes vías de humedad se pueden causar dos tipos de problemas a nivel respiratorio:

 

  • Infección pulmonar 

También conocida como enfermedad de legionario, caracterizada por presentar una neumonía con fiebre alta.

  1. Fiebre de Pontiac 

Este tipo de infección se manifiesta con signos febriles agudos. Tal es su gravedad, que puede pasar de una simple tos a una neumonía grave, aumentando progresivamente hacia la falta de oxigenación de los pulmones. También puede crear un estado de conmoción o afección de varios órganos a la vez, siendo capaz de causar la muerte.

 

¿Cómo tratar el contagio de legionella?

Al presentar cualquier tipo de problema de salud, lo primero que debes hacer es consultar al médico. Este realizará una serie de exámenes y podrá evaluar la razón de los síntomas que presentas. En ningún caso la automedicación es una vía, ya que puede agravar la situación. 

De ser positivo en contagio con legionella, el doctor recetará la toma de antibióticos por un tiempo, dependiendo de la gravedad o avance de la infección. Podrá también añadir la suministración de oxígeno y líquidos mediante una vía tomada en las venas. 

 

¿Cómo prevenir la legionella?

La prevención es la mejor defensa para cada ámbito de nuestras vidas. En cuanto al depósito o acumulación de aguas que nutren y multiplican las bacterias, se deben aplicar diversos métodos para evitar contagios. Entre los que se encuentran el control de legionella mediante:

 

  • Limpieza y desinfección de depósitos 

Se realiza un aseo y esterilización con hipoclorito sódico apto para agua potable y tiosulfato sódico para neutralizar la contaminación. Posteriormente, se hace un vaciado de los aljibes para cepillar, aspirar y aclarar el agua. Por último y tras comprobar la higiene total, se procede a llenar y verificar los valores correctos de cloro residual.

 

  • Desinfección de redes

Se realiza un vaciado de todo el sistema, tanto acumulador como de red, limpiando su interior o en su defecto purgándolo. Seguidamente, se llena el depósito y se eleva la temperatura (70 °C / 2 horas), para luego dejar correr el agua por todos sus terminales en un rango de 5 minutos (60 °C) de forma secuencial.

De igual forma, se debe realizar una limpieza y desinfección de elementos desmontables, sistemas de bañeras, duchas, saunas, etc., además de evitar atascos de agua, eliminar suciedades y ser constantes en estos mantenimientos apoyados siempre de expertos en la materia. 

 

Contraplagas: tu solución contra la legionella 

Para llevar a cabo los procedimientos contra la legionella, es indispensable una correcta aplicación. En Contraplagas contamos con personal cualificado y certificaciones internacionales en materia de calidad, medioambiente, seguridad y salud laboral de manera preventiva y correctiva.

Además, somos expertos en el control de legionella y aseo de aljibes, utilizando tecnología en robótica y ultravioleta, garantizando la limpieza incluso en los lugares menos accesibles.

¡Contáctanos! Nos encontramos ubicados en Mijas, pero llegamos adonde tú quieras; ofreciéndote servicios de desinsectaciones, tratamientos contra termitas y carcomas, desratizaciones… ¡Y mucho más! 

Comparte en Redes SocialesShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin