Plagas de caracoles y babosas en Málaga

caracoles

Los caracoles y las babosas son una especie de molusco, clasificado como gasterópodo, que se alimentan de las plantas vorazmente, secretando una mucosidad babosa a su paso. Son consideradas como una plaga, pues aparecen en grandes cantidades para comer cuantas hojas y frutos encuentren a su paso. 

En este artículo conocerás un poco más sobre estos seres vivos y por qué deberías evitarlos.

¿Cuál es la diferencia entre los caracoles y las babosas?

La diferencia principal entre una babosa y un caracol es que este último posee una concha protectora externa mientras que las babosas tienen una pequeña capa protectora interna o están completamente descubiertas.

Su insaciable apetito resulta un problema para todos los jardineros del mundo, ya que son una plaga muy común que afecta negativamente a las cosechas. 

¿Qué daños pueden hacer las plagas de babosas y caracoles?

Estos animales se alimentan de material vegetal vivo o en estado de descomposición. Generalmente prefieren las cosechas tiernas como los primeros brotes y les encanta alimentarse de plantas como la lechuga o la albahaca. Reconocerás su presencia porque al devorar las plantas suelen dejar hoyos grandes y de forma irregular en las hojas.

Pero las babosas y los caracoles no se limitan a comer plantas únicamente; también consumen frutos como los tomates, los cítricos y las fresas. Por su parte, al no tener las babosas una concha que las cubra y estorbe, pueden pasar mucho tiempo debajo de la tierra consumiendo tubérculos, bulbos y semillas.

A pesar de ser muy lentos, estos animales son capaces de desplazarse entre 12 y 19 metros en el día para poder alimentarse, siendo mucho más activas en la noche y llegando a ingerir proporciones de comida de varias veces su propio peso. 

¿Dónde habitan las babosas y caracoles?

Las poblaciones de estos animales se encuentran en zonas calurosas y húmedas. Su periodo de hibernación es en invierno, pero el periodo de hibernación de los caracoles y babosas en Málaga y otras provincias de Andalucía suele ser más corto, debido a que los inviernos son más ligeros. Esto puede dar como resultado la pérdida de frutos en épocas lluviosas y húmedas del año.

Los caracoles se ubican en zonas donde el suelo posee suficiente calcio y minerales para mantener saludables sus conchas protectoras. Por otro lado, las babosas no requieren calcio al no tener conchas, pero sí es vital para ellas habitar en zonas húmedas y esconderse de la brisa o el sol que pueda secarlas. 

Los jardines o céspedes de tu hogar pueden llamar la atención de estos animales al mantenerse húmedos por el riego constante e incluso en épocas de poca lluvia, pues utilizan estos espacios para refugiarse. En los días soleados también puede aprovechar rincones frescos, terrenos densos y malezas, entre otros.

¿Por qué debo controlar esta plaga?

Tanto las babosas como los caracoles son hermafroditas, por lo que al aparearse cualquiera de los dos puede poner huevos y reproducirse muy rápidamente. En su periodo de reproducción, una babosa o caracol puede poner alrededor de 80 huevos y en algunas ocasiones hasta 500, pudiendo reproducirse hasta 6 veces al año.

Las babosas y los caracoles son causantes de enfermedades al ser portadores de parásitos, pudiendo a transmitir estas a otros animales y humanos, entre ellas la meningitis eosinofílica.

Control de plagas en Málaga

En Contraplagas Ambiental somos una empresa formada por un equipo de profesionales con más de 20 años de experiencia en la eliminación de plagas. 

Compuesta por biólogos, científicos de la salud ambiental y personal capacitado, ofrecemos las mejores soluciones para acabar con la plaga de caracoles y babosas sin causar un impacto negativo en el ambiente o tus cosechas. 

Encuéntranos en Mijas o contáctanos a través de nuestra página.

Comparte en Redes SocialesShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin