Termita subterránea

En otoño, después del verano en la zona mediterránea se produce una segunda primavera. Desde el 23 de septiembre, entrada oficial del otoño, hasta entrado el mes de noviembre donde la bajada de temperatura se hace evidente, tenemos a las plagas de insectos con un nivel de actividad alto.

En esta entrada se tratará principalmente de una plaga de especial importancia para las estructuras como es la termita. En concreto de la termita subterránea.

Las termitas son un grupo de insectos xilófagos (que comen madera) y por tanto con implicaciones en la conservación de elementos de este material.  Afectan principalmente a la madera estructural y decorativa, siendo menos frecuente el ataque a mobiliario. Esta característica se debe a que la termita vive en el suelo y ataca a maderas que están en contacto intimo con este o a través de la construcción, de la que consumen solo la celulosa.  En el ámbito mediterráneo donde la construcción con la madera como base no es muy frecuente (en la actualidad) los principales elementos atacados son los marcos de madera y pérgolas decorativas, además de armarios empotrados (sobre todo de instalaciones en el sótano).

En esta época por tanto, las empresas de control de plagas volvemos a recibir llamadas motivadas por la detección de termitas en viviendas o instalaciones. Desde la empresa de control de plagas recomendamos dos tipos de tratamiento que solventan el problema y que son de uso adecuado en determinadas situaciones.

Un tratamiento de elección puede ser la denominada “Barrera Tóxica”  y el segundo es un tratamiento con IGR (Inhibidores del crecimiento).

El tratamiento IGR consiste en el estudio de la propiedad a proteger y en la colocación de puntos de control de termitas (cebaderos) en los que se introduce una pieza de madera que hará de detector de actividad.  En el caso de detectar actividad, este cebadero se rellena con una sustancia cuya base es la celulosa(el alimento de las termitas) y que trae un elemento químico impregnado que es la sustancia que inhibe el crecimiento de las termitas. Al consumir las termitas el producto y repartirlo por la colonia se impide el crecimiento de las nuevas termitas por lo que la colonia muere envejecida al cabo de unos meses.

En este caso vemos a imágenes de un tratamiento de IGR que estamos realizando una comunidad de propietarios. En la última inspección, realizada estos días, hemos encontrado actividad en varios puntos de control del tratamiento IGR. En el video que acompaña a esta entrada podemos ver actividad e termitas en una de las piezas de madera usadas como detectores de actividad. Como se puede apreciar la actividad de alimentación estaba siendo muy alta.

Termita subterránea
4.8 (95%) 4 votes

Comparte en Redes SocialesShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn